Arroyo Tagarete

Torre del Oro

Puentes Delicias y Centenario

Monumento a la Tolerancia

Triana

Plaza de España

2

Decir palabrotas alivia el dolor.

Publicado el miércoles, 16 de septiembre de 2009 -
Palabrotas

Era algo que todos sabíamos, o al menos intuíamos, decir palabrotas alivia el dolor.

Ha sido una investigación realizada por Richard Stephens, profesor de Psicología de la Universidad de Keele (Reino Unido),  la que ha venido a demostrarlo.

En la investigación han intervenido 64 estudiantes voluntarios, quienes metían las manos en una cuba con agua helada mientras proferían palabrotas y maldiciones de su propia cosecha. Después se repetía el experimento pero sin usar palabras "malsonantes". El resultado fue que resistían 2 minutos cuando proferían groserías y solo 1 minuto y 15 segundos cuando no lo hacían.

Las palabras malsonantes producen una aceleración del corazón y una agitación que mitigan el dolor (en parte).

Lo curioso del estudio es que nos advierte que el uso indiscriminado de palabrotas en el día a día, hace que se conviertan en algo normal y deja de surtir efecto. "Decir palabrotas es un lenguaje emocional, pero si se emplea en exceso se pierde su vínculo emocional".

Parece ser que la señora madre del profesor Richard Stephens, dijo al leer las conclusiones del estudio: ¡Qué listo es mi niño!.

2 comentarios :

  1. .:.

    muy pero muy interesante este post!


    me gustó esto: "Lo curioso del estudio es que nos advierte que el uso indiscriminado de palabrotas en el día a día, hace que se conviertan en algo normal y deja de surtir efecto. "Decir palabrotas es un lenguaje emocional, pero si se emplea en exceso se pierde su vínculo emocional".


    casualmente (o causalmente, como preferirían algunos) el post que recién he "posteado" o la última entrada que tengo en el blog que llevo tiene que ver también con el maravilloso mundo de las palabras, y en especial el de nuestro idioma el castellano


    excelentes entradas y me gusta, con sinceridad, el esfuerzo y la dedicación que le inviertes a tu blog

    yo en cambio confieso desconocer hasta el momento el por qué yo tengo uno, qué me motiva, pero igual cada tanto, publico algo y creo que recién cumplo los tres años con el blog de "nano"

    (como pasa el tiempo)


    Saludos!
    Fernando



    .:.

    ResponderEliminar
  2. Como dice el título de este post:"Decir palabrotas alivia el dolor". Y añado, más ahora que si te "duele" que tu jefe te explote le llamas "hijo de p..." y no te puede echar, según acaba de decir hace poco un juez. Pero no se te ocurra llamarlo "cab..." ni "maric..." no vaya a ser que eso si sea motivo de despido.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.