Arroyo Tagarete

Torre del Oro

Puentes Delicias y Centenario

Monumento a la Tolerancia

Triana

Plaza de España

10

El saturnismo en la antigua Roma.

Publicado el miércoles, 31 de marzo de 2010 -
LINGOTE ROMANO DE PLOMO

El plomo fue muy utilizado en la antigua Roma, debido a su maleabilidad y a que no confiere sabor ni color a los líquidos y alimentos. Tuberías de agua, vasijas, enseres de cocina, etc., eran confeccionados con plomo o recubiertos con este metal.

Sin embargo, el plomo, tiene un gran inconveniente: es altamente tóxico. "Se denomina saturnismo o plumbosis al envenenamiento que produce el plomo  (Pb) cuando entra en el cuerpo humano. Es llamado así debido a que, en la antigüedad, los alquimistas llamaban 'saturno' a dicho elemento químico".

El plomo afecta a la salud de una manera integral. Produce anemia, cefaleas, trastornos digestivos, cansancio, etc. (ver enlace). Entre los síntomas de la enfermedad están la agresividad, (mal humor), y el deterioro mental.

El científico canadiense Jerome Nriagu, afirma que la caída del Imperio Romano se produjo por la intoxicación con plomo a través de los alimentos y el agua, pero principalmente del vino. Sus estudios fueron publicados en el New England Journal of Medicine en Marzo de 1983.

Las recetas de la época aconsejaban fermentar el vino en vasijas de plomo, o forradas con este material. También hervían el vino en vasijas de plomo, (se desaconsejaban las de cobre, que añadían mal sabor), para obtener unos concentrados de azúcares que agregaban al vino o lo tomaban directamente. Según su grado de hervor se denominaba "sapa", "defrutum", "heprena" o "siracum". Al reproducir, hoy día, la receta para fabricar "sapa", se ha comprobado que su toxicidad es tan grande, que bastaría una cucharadita diaria para producir una intoxicación crónica con plomo.

La aristocracia romana consumía grandes cantidades de vino. Se estima que las clases altas ingerían una media de 250 mg al día de plomo, cuando la Organización Mundial de la Salud considera peligroso sobrepasar los 40 mg/día. Por tanto, no es de extrañar que muchos atribuyan la agresividad y las excentricidades de algunos emperadores romanos, como Calígula y Nerón, al saturnismo.

Quizás sea muy arriesgado afirmar, como Jerome Nriagu, que la caída del Imperio Romano se produjo a causa del saturnismo, pero es evidente que el envenenamiento con plomo causó grandes estragos en la antigua sociedad romana.

En la actualidad, el plomo, sigue siendo un problema generalizado.

10 comentarios :

  1. Interesante tema Antonio.
    Posiblemente, el saturnismo sea la enfermedad profesional más antigua conocida. Se dice que ya, el propio Hipócrates, la descibió en los pintores (por el uso de plomo en la preparación de las pinturas).
    Al "cólico de los pintores" se han referido multitud de médicos en sus obras. Por citar algunos: Antonio Corbella Fondebila, hablaba de él a finales del siglo XVIII y nombres pioneros de la Toxicología, como Mateo Orfila, o la Higiene Pública, como Ruiz de Luzuriaga, también se refirieron al mismo.
    No obstante, más que la inhalación, la vía de entrada del plomo en el organismo humano, como contaminante químico, ha sido la ingestión (tal como se indica en tu entrada).
    Cuando hacía la especialidad, me contaron una anécdota para señalar la importancia de que los médicos del trabajo conozcamos los lugares de trabajo. Se trataba de un carpintero de Sevilla (en época no muy lejana) que padecía saturnismo (se diagnosticó por la clínica y análisis de sangre). Se estudiaron las tuberías de su vivienda, recipientes que utilizaba en su domicilio... Y no se encontró plomo hasta que a alguien se le ocurrió ir a la carpintería y observó que, el buen hombre, había colocado en su mesa de trabajo una plancha de plomo, donde colocaba los bocadillos que comía mientras trabajaba...
    El problema se solucionó, lógicamente, quitando dicha plancha.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Francisco, como siempre, tus comentarios son magistrales. Hasta tal punto, que en el que hiciste hablando sobre la envidia, no me atreví a responder para no distraerlo con vaguedades.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tan amables palabras, Antonio.
    Yo procuro, simplemente, estar al nivel de tus artículos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Don Antonio,

    Me encantan tus articulos, son magistrales y sin trivialidad.

    Un Saludo, Andres.

    ResponderEliminar
  5. Hola Andrés:

    Lo que ocurre es que tu me aprecias y eso hace que los veas con buenos ojos.

    Nos vemos.

    ResponderEliminar
  6. Desde llerena mandamos los alumnos de 4º DIVER un saludo! Nos ha parecido interesante el artículo

    ResponderEliminar
  7. Hola a todos los alumnos de 4º DIVER, Llerena:

    Siempre son agradables los comentarios, sin embargo este saludo que me mandáis desde Llerena me satisface de una forma especial.

    Muchísimas gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  8. Dejo este link, que esclarece muchos mitos sobre el saturnismo en la antigua Roma : http://www.euskonews.com/0614zbk/gaia61404es.html

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Adolfo, por el enlace.
    Cualquier persona que haya leído esta entrada, debería pasarse por él.
    Me gustaría comentarte que en Sevilla, hace unos años, se usaba para el agua potable tuberías de plomo casi exclusivamente. Se usaba en el interior de las viviendas y en las acometidas para la conexión a la red principal. Durante la década de los años 70 empezó a prohibirse su uso.
    A pesar de ello, el saturnismo, fue un problema relativo.
    La información que expongo en la entrada, la he buscado en fuentes creíbles que relaciono al final de la entrada, pero todo hay que tomárselo con la debida prudencia.

    Salud(os) y gracias por tu visita y el comentario.

    ResponderEliminar
  10. Roma fue la primer civilización con grandes problemas de contaminación quimica, ese Saturnismo quizás nos pueda explicar porque en Roma había tantos locos como Caligula, Nerón o Cómodo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.