Arroyo Tagarete

Torre del Oro

Puentes Delicias y Centenario

Monumento a la Tolerancia

Triana

Plaza de España

2

Algarrobos, oro y piedras preciosas

Publicado el domingo, 27 de febrero de 2011 -


Las algarrobas han servido desde tiempos inmemoriales como alimento del ganado y, en épocas de hambruna, de las personas. En la actualidad, este humilde alimento, ha sido reivindicado por la comida naturista y es muy utilizada como sustituto del chocolate.


Lo que pocos conocen, es la relación existente entre el algarrobo, el oro y las piedras preciosas.

Los antiguos griegos, descubrieron una propiedad muy curiosa que poseen las semillas de este árbol. Son asombrósamente parecidas en tamaño y peso, de manera que empezaron a utilizar, las semillas del algarrobo, como pesas en la joyería. Para tener un juego de pesas de precisión, solo bastaba con salir al campo y recolectar un puñado de semillas de algarrobo. 




El término, quilate, proviene de la antigua palabra griega keration (κεράτιον), que significa algarrobo. Cuando los árabes adoptaron esta unidad de masa en la joyería, el nombre se deformó a quirat y ésta deformó a quilate al saltar al español.

El quilate en gemología: "Es una unidad de masa usada, fundamentalmente, para pesar gemas y perlas, siendo su peso de 200 miligramos."

El quilate en orfebrería: "Designa la ley (pureza) de los metales utilizados en las joyas. En este sentido, un quilate de un metal precioso representa la vigésima cuarta (1/24) parte de la masa total de la aleación que la compone. Por ejemplo, si una joya hecha con oro es de 18 quilates, contiene 18 partes de oro puro y las 6 partes restantes de otros metales."

Es muy curioso como, este humilde árbol, se convirtió en el patrón de la medida de peso y pureza de la joyería.

Fuentes: Wikipedia y Artana

2 comentarios :

  1. Efectivamente, resulta curiosísima la noble historia de este humilde fruto. Gracias por recogerla y ofrecérnosla. Mi suegra contaba que, en los años de la guerra y la postguerra, hacían pan con algarrobas, e incluso café, creo. Más tarde, cuando yo era pequeño, vi a algunos curas engarzar rosarios con semillas de algarrobas. Yo mismo comía a veces, por gusto, las vainas ya secas, de exquisito sabor dulzón. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola jaramos:

    Curiosamente, de pequeño, también me gustaba mordisquear las algarrobas secas y también escuché a mis mayores hablar de como antiguamente se comían las algarrobas. Nunca les pregunté como las comían, pero creo que se cocinaban las vainas verdes.
    En "Yo soy fulana de tal" de Álvaro de la Iglesia dice, (mas o menos): "Hay que ver lo bien que cocina Candelaria las algarrobas. Algún día llegará a ser cocinera de unos duques. Lo que quiere decir que eramos pobres, porque comíamos algarrobas y que eramos incultos, porque creíamos que los duques también las comían".

    Saludos.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.