Arroyo Tagarete

Torre del Oro

Puentes Delicias y Centenario

Monumento a la Tolerancia

Triana

Plaza de España

2

Ya no te quiero.

Publicado el domingo, 2 de octubre de 2011 -


La "cosa" empezó bien. ¡Muy bien!
Compraron un candado y lo llevaron a grabar a una joyería. ¡Nada de chapuzas!. Con ellos no iba eso de pintarlo con un rotulador ni arañarlo con un punzón. Aún se distinguen la fecha y el "Te quiero" originales.
Después acudieron al espigón del muelle y entre sonrisas y besos cerraron el candado en la reja, tirando las llaves al mar, jurándose amor eterno, al más puro estilo de la novela de Federico Moccia, "Tengo ganas de ti".
Con el tiempo llegaron las desavenencias, los reproches, las riñas... y todo empezó a torcerse, acabando mal. ¡Muy mal!. Como pueden ustedes comprobar en la foto del candado.
Lo que hace que me acuerde de mi paisano, Gustavo Adolfo Becquer: ¡Ah, barro miserable, eternamente no podrás ni aun sufrir!
Adenda: Esta historia no es inventada. Me la ha contado, entre sollozos, el candado que no soporta tener borrados los nombres de los enamorados y en su lugar, inscrita con mayúsculas, la palabra "CERDA".

2 comentarios :

  1. Como dicen los franceses, amigo Antonio: "C'est la vie!". Más dura, a veces, que el material con que están hechos esos candados.

    Pero, conste, el insulto me parece fatal. Hay que mantener la dignidad.

    Te supongo en Vigo... Si estás en Sevilla, estupendo. En cualquier caso, gracias a Internet por permitir que te envíe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa historia la que me imagino hay tras el candado. Buen detalle, amigo. Salud(os).

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.