Arroyo Tagarete

Torre del Oro

Puentes Delicias y Centenario

Monumento a la Tolerancia

Triana

Plaza de España

12

Inmortal.

Publicado el sábado, 8 de diciembre de 2012 -
Turritopsis nutrícula

Hace unos días comentaba Ester, en su blog Autodidacta, que Unamuno se negaba a morir. Vamos... que no le daba la gana de morirse. Decía que haría falta que lo cesaran de la vida, porque él no pensaba dimitir, (y lo cesaron, en concreto, el 31 de diciembre de 1936).
Curiosamente, mi compañero de trabajo y amigo, Manolo Alejandre, piensa como Unamuno y lo manifiesta frecuentemente. Este optimismo me lo ha transmitido a mí que, como ellos, no tengo pensamiento de morirme nunca. No entra en mis cálculos. De momento, (toco madera), todo va bien.
Movido por la curiosidad he buscado, en internet, cual es el ser vivo más longevo que existe y me he llevado una gran sorpresa,
porque hay una medusa que no muere al alcanzar su estado adulto, sino que es capaz de «rejuvenecer», de regresar a su forma juvenil y repetir su ciclo vital indefinidamente, pasando alternativamente de la madurez a su estado de pólipo. La citada medusa se llama Turritopsis nutrícula y el proceso que la hace rejuvenecer se llama transdiferenciación, pudiendo observarse cuando un órgano dañado, en cualquier ser vivo, es capaz de regenerar sus tejidos.
Originarias del Caribe, estas medusas están colonizando la mayoría de los mares de la tierra, favorecidas por el comercio marítimo que las transporta, (sin querer), en sus tanques de lastre.
Podría pensarse que estos seres acabarían acaparando la vida en la tierra, sin embargo no es así ya que no están libres de contraer enfermedades y además son devoradas por otros animales marinos.
Sin embargo tienen, potencialmente, la capacidad de ser inmortal y quizás habite entre nosotros algunas que tengan miles de años a sus espaldas. A veces la realidad supera a la ficción.

Fuentes: Wikipedia, Diario ABC y la entrada de Autodidacta.

12 comentarios :


  1. Hoy es mi santo y me has hecho un bonito regalo, al mencionarme en tu blog, y en una entrada tan curiosa. Has hecho un trabajo de búsqueda de información que merece nuestro agradecimiento, yo no tenía ni idea, y supongo que habrá muchas empresas farmacéuticas y de cosmética intentando averiguar si le pueden sacar alguna utilidad, claro que las medusas son un mundo aparte. No se si me gustaría ser inmortal, creo que no.
    Me ha encantado lo que hoy he aprendido.
    Saltos y brincos festivos

    ResponderEliminar
  2. Mi querido Antonio, me gusta ver tus entradas, porque siempre aprendo algo nuevo, y ya sabemos que al día, es recomendable por lo menos saber una cosa más.
    Curiosa la vida de estas medusas, se lo comentaré a mi hijo, que es un enamorado de estos bichejos y siempre anda contándome extrañas características, quizás lo deje con la boca abierta yo, en esta ocasión.
    Salud.

    ResponderEliminar
  3. Sigue asi, Antonio. Me gusta ver cosas que cuelgas. Simplemente, me hacen el dia un pelin mas diferente y animado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola Ester:
    He hecho mención a tu blog para asegurarme de que había algo bueno en la entrada.
    Salud(os)

    ResponderEliminar
  5. Amigo jaramos:
    Si que es muy curioso. Como digo al final de la entrada, "A veces la realidad supera a la ficción."

    ResponderEliminar
  6. Hola Nuria:
    Me alegro mucho de que te guste. Yo sin embargo prefiero tus exquisitos platos y dulces. Como las Timanfayas de chocolate con las que nos haces la boca agua.
    Salud(os).

    ResponderEliminar
  7. Emir:
    No sabía que leías mi blog. Es un verdadero honor contar con tu visita y comentario.
    Gracias, compañero.

    ResponderEliminar
  8. NO quiero haerme viejo ni morirme, pero pienso que ser inmortal tiene que ser un tostón, y ademas con las pensiones que da el gobierno

    ResponderEliminar
  9. Pues si, antonioramon, has puesto el dedo en la llaga. Ser inmortal tiene que ser un tostón con las pensiones como están. A lo mejor hay que suicidarse para no vivir en la miseria a la que quieren condenarnos.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Si esto lo hubiese sabido don Juan Ponce de León, que andaba buscando la fuente de la eterna juventud allá por el lugar de origen de estas medusas, no quiero ni pensar lo que hubiera pasado...
    Un abrazo Antonio, y Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  11. Hola, Francisco, en Sevilla nací muy cerca de la plaza Ponce de León. Posteriormente, en Florida, me encontré con que guardan una grata memoria de su figura, sin embargo desconocía que estuvo buscando "la fuente de la eterna juventud" en Florida.
    Tomo nota, ya que el tema es apasionante para una entrada en el blog.
    Salud(os).

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.