Arroyo Tagarete

Torre del Oro

Puentes Delicias y Centenario

Monumento a la Tolerancia

Triana

Plaza de España

12

La Cruz blanca.

Publicado el sábado, 27 de abril de 2013 -


Cuando estoy en Sevilla suelo dar unos paseos interminables con Roy, mi perro. Nuestras caminatas suelen ser por la orilla del río, buscando la frescura que aporta el agua y porque Roy puede andar suelto, sin el peligro que supone el tráfico rodado. Unas veces tomamos camino del muelle de Nueva York, hasta la Comandancia de Marina y otras vamos a San Jerónimo donde cruzamos a la margen contraria en busca del Alamillo.


Hace unos días, al cruzar a la otra orilla, por el puente peatonal de San Jerónimo, descubrimos una llamativa cruz blanca entre álamos y eucaliptos. Al acercarnos a ella, vimos que en su base había una inscripción en la que rezaba “G. A. Bécquer”.

Me llamó la atención que en un lugar tan poco transitado y tan lejos de Sevilla se hubiera colocado una cruz en memoria del poeta.

Investigando un poco he averiguado que los responsables de que se haya erigido esta cruz son los afiliados de la “Asociación con los Bécquer”, quienes han hecho realidad un deseo del poeta manifestado en "Cartas desde mi celda", concretamente en la tercera carta, donde dice: “y cuando la muerte de término a mi existencia, me colocasen para dormir el sueño de oro de la inmortalidad a la orilla del Betis. (...) Una piedra blanca con una cruz y mi nombre serian todo el monumento”

La Cruz fue inaugurada el pasado día 10 coincidiendo con el centenario del traslado de los restos de Bécquer, desde el cementerio de San Lorenzo en Madrid, hasta el Panteón de Sevillanos ilustres.

Desde entonces, cuando cruzamos el puente, Roy suele girar por la vereda de la izquierda y dirigirse hacia la cruz, donde paramos a contemplarla como si fuera la primera vez que la vemos.

De vuelta a casa, en la orilla próxima al Convento de San Jerónimo, entre el griterío de las golondrinas, suelo contarle a Roy que por allí jugueteaba Bécquer siendo un niño y que en aquel lugar estuvo a punto de ahogarse, salvándole la vida su amigo Narciso Campillo. Anécdota que Campillo solía contar siempre que la ocasión era propicia.

12 comentarios :

  1. Interesante entrada poética sobre el sevillano autor de las maravillosas Leyendas. Y bella cruz blanca..., tan diferente de la negra que en Hispania estamos soportando.
    Becquerianos saludos, amigo Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cruz ha sido colocada gracias a la iniciativa privada.
      El Ayuntamiento acordó para este año una serie proyectos y actos, como convertir la Venta de los Gatos en museo dedicado a su figura, la colocación de un cenotafio junto al río en su memoria y la organización de una red de ciudades becquerianas. Ninguno de ellos se ha iniciado y solo la iniciativa privada está moviendo fichas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Antonio, me encanta la entrada de hoy. Así que Bécquer ya tiene otro monumento además del que hay en el Parque de Mª Luisa, está bien no olvidar a los ilustres.
    Creo que además de estudiarlo en el instituto, gran parte de nosotros nos hemos visto reflejados en sus poesias, en esa edad que llaman adolescencia. Aunque a mí me sigue gustando leer sus leyendas de vez en cuando, y darle un repaso completo a su obra.
    Tú sigue paseando con Roy, disfrutando del paisaje y contándonos estas novedades tan curiosas.
    Besotes, mi niño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El monumento del Parque de María Luisa es una obra de arte única. Esta cruz no tiene nada que ver con aquello pero da cumplimiento a un deseo del propio poeta.
      Con respecto a la poesía y prosa de Bécquer, tengo que confesarte que nunca he dejado de leerlas y día me gustan más, a pesar de que los años han hecho que aparque el romanticismo.
      Besos.

      Eliminar
  3. Que bonita entrada, me gusta pensar y saber que no se olvida a los grandes, sin duda él lo fue, nos acompaño en muchos amores de juventud.
    ¡Quien pudiera ir de paseo con vosotros, en silencio, y escuchar los historias que le cuentas a Roy!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería un pecado olvidar a un paisano de esta índole.
      Con respecto a Roy, cada día hablo más con él, es el único que me escucha con paciencia.
      A finales de Septiembre o principios de Octubre seré abuelo y quizás entonces tendré a alguien más que quiera escucharme. Trataré de no ser pesado con él o ella y despertar su fantasía.
      Besos.

      Eliminar
  4. Muy buena entrada, me ha encantado el final que le has dado. en cuantoi a tu comentario en Tijeras de papel, te diré que el acino, como bien dices, también recibe el nombre de azulejo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como azulejo lo conocía, pero creía que era un nombre de andar por casa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Curiosa entrada compañero,veo que sigues con los paseos con roy,le daras mojama eh jejejej un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos llevamos muy bien, a los dos nos gustan las cosas sencillas y los paseos le encantan. Mientras más largos mejor, sin prisas,.
      La mojama lo vuelve loco. Caza las lonchas al vuelo. Así que yo de cuando en cuando "hago un esfuerzo" y me tomo una cerveza. Más que nada para pedirle a él una tapa de mojama "ejem".
      Un fuerte abrazo, Ramón.

      Eliminar
  6. Siempre aprendo algo nuevo contigo , no dejas de sorprenderme ! Ah ! Y cuando vuelvas a Vigo traete a Roy , que si es viernes le damos un pinchito de pulpo y a ti te invitamos a la cerveza.
    Un saludo , Mary.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Os echo mucho de menos y estoy deseando volveros a ver. Desgraciadamente, la empresa, no ha cogido trabajo allí, así que no hay perspectiva de que sea pronto, aunque puede que un día me arranque y vaya de turismo, a pasar un rato con los amigos.
      ¡Ah! ya le he contado a Roy lo bueno que estaba el pulpo de los viernes.
      Muchos besos.

      Eliminar

Gracias por tu comentario.