Arroyo Tagarete

Torre del Oro

Puentes Delicias y Centenario

Monumento a la Tolerancia

Triana

Plaza de España

12

Ecología a la española.

Publicado el viernes, 3 de mayo de 2013 -


Ayer, había en el jardín de mi barriada una cría de gorrión. Indefensa y aturdida observaba como a su alrededor dos gorriones adultos revoloteaban y piaban intentando infundirle fuerzas para que los siguiera. Inesperadamente levantó el vuelo y se perdió tras ellos entre los árboles.

La escena me trajo recuerdos de mi infancia, cuando nuestros padres y profesores insistían, incansablemente, para que respetáramos a los pájaros y sus nidos.

Entonces, en la puerta de cada colegio de Sevilla había un azulejo como este:


A pesar de mezclar conceptos como premios divinos y prohibiciones humanas, es literalmente lo que refleja una ley española del año 1896 que en su artículo segundo dice lo siguiente:

Artículo 2.
En las puertas de los Ayuntamientos se pondrá un cuadro en que se lea:
"Los hombres de buen corazón deben proteger la vida de los pájaros y favorecer su propagación.
Protegiéndolos, los labradores observarán cómo disminuyen en sus tierras las malas hierbas y los insectos.
La ley prohíbe la caza de pájaros y señala penas para los infractores."
En las puertas de las escuelas se pondrá un cuadro en que se lea:
"Niños, no privéis de la libertad a los pájaros; no los martiricéis y no les destruyáis sus nidos.
Dios premia a los niños que protegen a los pájaros, y la ley prohíbe que se les cace, se destruyan sus nidos y se les quiten las crías."

Esta ley fue poco respetada por los ayuntamientos españoles pero, en Sevilla, gracias al médico, pediatra, D. Antonio Ariza Camacho se consiguió que el Ayuntamiento aprobara la colocación de estos azulejos en la puerta de los colegios. Curiosamente, el destinado a colocarse en la puerta de la Casa Consistorial está colocado en la calle Castilla nº 143. Quizás algún día lograré enterarme del motivo de ese extraño emplazamiento.


Los primeros azulejos se colocaron en el año 1925, pero pronto se olvidó la obligación de colocarlos y algunos de ellos fueron donados por el propio doctor Ariza como figura en el pie del azulejo colocado en el colegio Borbolla, frente a “El Corte Inglés” de Nervión.


D. Antonio Ariza Camacho fue impulsor de la Asociación Protectora de Animales de Sevilla. Además de activista del andalucismo, amigo de Blas Infante, Pedro Vallina y Eugenio Noel. Director de la revista Andalucía y colaborador de publicaciones tan radicales como Gracia y Justicia o La Traca. Debido a sus ideas andalucistas lo asesinaron durante la guerra civil junto a su esposa, un día indeterminado a finales de Julio del año 1936, según nos cuentan en las páginas de Universo Andalucista.

Los azulejos colocados en los colegios sevillanos han cumplido una doble misión. Promover un ecologismo sencillo, “a la española” y preservar la memoria de un hombre bueno que vivió comprometido con sus semejantes y el medio ambiente.

Puerta del Colegio San Isidoro, donde se puede observar uno de estos azulejos.

12 comentarios :



  1. Los pajarillos se salvaron y las lagartijas ardieron, los niños las cogían las partían por la mitad o las quemaban, Claro que donde yo vivía no teníamos a un médico con buenos sentimientos que educara a los niños, Y digo niños, porque las niñas no hacíamos esas barbaridades jeje.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que reconocer que los varones somos más cafres de pequeño que las hembras. Pero con el tiempo nos igualamos. No se si porque los unos mejoran o las otras empeoran. ¡ejem.!
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hoy parece que algo hemos progresado en esto. Buena labor la del médico.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ten en cuenta que la ley es del año 1896. No creo que tuvieran conciencia de que aquello era ecología, simplemente sentido común.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. El azulejo que empieza "Niños no martiricéis a los pájaros...", me suena haberlo visto por el barrio de Nervión la última vez que anduve por Sevilla, muy cerquita del Corte Inglés.
    Un saludo y gracias por tu comentario en mi blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, en el Colegio Borbolla, frente a "El Corte Inglés" de Nervión hay uno de estos azulejos.
      Gracias a ti por tu visita y comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Hola Antonio, pues sabes donde creo que ví hace muchos años uno, aunque igual la memoria juegue conmigo, en una calle de Triana, en Pajés del Corro, en la puerta de un colegio que hay allí. Parece que algo tan lógico, tuviera tal importancia como para dejarla plasmado en un azulejo.
    Muy curiosa tu entrada, amigo.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tienes muy buena memoria. En la Calle Pagés del Corro nº 115 hay uno en el Colegio Público José María del Campo.
      Aunque ahora se ve muy lógica la protección a la naturaleza, en aquel tiempo era algo extraordinario ya que no estaba tan amenazada como hoy.
      La ley de 1896 y D. Antonio Ariza fueron unos adelantados a su tiempo.
      Aquí se dio cumplimiento a la ley de una forma muy sevillana, con azulejos en lugar de con un cuadro en la entrada, cosa que seguro que hicieron en otras partes pero lógicamente los cuadros colgados en la pared no han resistido el paso del tiempo.
      Besos.

      Eliminar
  5. Muy a tono con los principios de San Francisco de Asís.
    Amando y respetando a nuestros hermanos menores de la naturaleza, lo estamos haciendo con nosotros mismos.

    Saludos desde Buenos Aires.
    Daniel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Daniel, el respeto y el amor a la naturaleza no son unos principios exclusivos de nuestro tiempo ni de nuestra cultura.
      Como bien señalas, San Francisco de Asis fue un abanderado de estos ideales.
      Gracias por tu visita y comentario.
      Salud(os).

      Eliminar
  6. Hola Antonio, soy "el moli". Aprovecho para saludarte y de paso poner a pueba tus recuerdos. ¿No hay un azulejo, con la misma leyenda en la glorieta de los patos?
    Un abrazo
    Manuel Molina Márquez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Molina, no recuerdo muy bien si en la Glorieta de los Patos del Parque de María Luisa hay alguno. En la Isleta de los Pájaros, en la parte derecha del puente, según se entra, esta este azulejo, pica aquí.
      Pasaré cuando de un paseo con Roy, mi perro, para verlo y ya te diré.
      Un fuerte abrazo,"Moli".

      Eliminar

Gracias por tu comentario.