Arroyo Tagarete

Torre del Oro

Puentes Delicias y Centenario

Monumento a la Tolerancia

Triana

Plaza de España

12

Privacidad en la red.

Publicado el jueves, 20 de junio de 2013 -




Todos los billetes y monedas estadounidenses llevan la siguiente inscripción:

"In God we trust". (En Dios confiamos)

Pero aparte de en Dios, ya no confían en nadie más. Ellos mismos, con su peculiar sentido del humor, le han añadido la siguiente coletilla:

"In God we trust, all others we monitor". (En Dios confiamos, a todos los demás los vigilamos)

Este parece ser el lema extraoficial de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional)
Todos sabíamos que la seguridad en internet no existe y que, de alguna manera, nos vigilan. Pero lo que desconocíamos era la envergadura de esa vigilancia.
Desde que Edward Snowden ha destapado este "escándalo", nos hemos ido enterando de como nos controlan en la red. En otros tiempos estas actividades hubieran sido un motivo suficiente para acabar con la carrera política de cualquier implicado, incluido el presidente, pero en la actualidad parece que la sociedad americana está dispuesta a renunciar a parte de su privacidad si con ello se mejora la seguridad. No obstante pienso que renuncian a mucho.
Frases como “Ellos, literalmente pueden ver tus ideas mientras escribes”,  "Nunca estarás seguro por muchas protecciones que utilices” o "Podemos hackear a cualquiera" son lo habitual en la prensa diaria refiriéndose a PRISM, el programa encargado de esta tarea.


Headquarters of the NSA at Fort Meade, Maryland.

Para hacerse una idea del poder de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional) basta con contemplar sus oficinas centrales situadas en Fort Meade, Maryland, aproximadamente a 33 km al noreste de Washington D.C., en línea recta. Tiene su propia salida a la autopista Baltimore-Washington, un aparcamiento para empleados con 18.000 plazas y el recibo eléctrico es de 21 millones de dólares al año. Podemos hacernos una idea de cuantos ordenadores y equipos electrónicos pueden hacerse funcionar con la cantidad de kilovatios que pueden pagarse con ese dinero.
Existen dos opiniones, cada una en un extremo, que argumentan dos puntos de vista diferentes. Por una parte están quienes dicen "No tengo nada que esconder y me importa un pimiento que me vigilen" y por otra los que argumentan que "Es una violación de mis derechos y un ultraje a mi libertad". Entre estas dos opiniones hay miles de posiciones intermedias que se inclinan a uno u otro extremo.
El presidente de EEUU no ha negado esta vigilancia y la justifica insistiendo en que solo la utilizan contra el terrorismo pero, aun suponiendo que fuera rigurosamente cierto, desconocemos lo que estará haciendo el funcionario de turno, que tiene acceso a los datos de cualquiera... vecinos, familiares, empresas, etc. Por otra parte, nadie puede garantizar que no estén usándola con otros fines y todos sospechamos que así lo están haciendo.
Particularmente me encuentro entre los que tienen una vida tan anodina que cualquiera que me vigile se va a aburrir como una ostra, pero me molesta muchísimo que violenten mi privacidad.
Por último, me gustaría recomendarle al Sr. Obama que en la próxima campaña electoral sustituya su famoso "Yes we can" (Si, nosotros podemos) por un "Yes we scan" (Si, nosotros te vigilamos) más acorde con las circunstancias actuales.



Fuentes: El Pais, Huffington Post, Wikipedia, Muy Computer y Principia Marsupia.

12 comentarios :

  1. No tengo nada que esconder, y no me gusta que me coarten mis derechos, claro que yo no soy nadie. Estoy de acuerdo con los que pasan y con los que protestan.
    Según donde te toque aparcar hay que coger un taxi hasta la puerta de la oficina, jeje. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como para llegar con la hora justa. Encima de ir apurado de tiempo tienes que aparcar en el lugar más lejano.
      Tu opinión sobre la vigilancia a que nos someten es de las más comunes. No tengo nada que esconder pero no me agrada que me vigilen.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. También soy de las que considero que no tengo nada que esconder, y que un detective dimitiría de puro aburrimiento si tuviese que hacerme un seguimiento, pero no me gusta que "miren" mi vida, con la excusa de vigilar a los supuestos malos de la película.
    Porque al fín de cuentas ¿quien vigila al carcelero? me temo que nadie.
    En aras de estupidas justificaciones se hacen muchos atropellos.
    Besotes,mi querido Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es a nosotros, los extranjeros, a los que vigila. Si el gobierno norteamericano espiara a sus propios ciudadanos estaría violando la Cuarta Enmienda de la Constitución. Aunque en realidad intuimos que espían a todo el mundo.
      Besos.

      Eliminar
  3. Ese pueblo no tiene remedio. Está enfermo desde su nacimiento. Lógicamente no me refiero a las personas concretas. Habrá de todo como en botica. Pero como proyecto colectivo, deja mucho que desear.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además, son los que tienen la sartén por el mango y hacen y deshacen a su antojo.
      Internet nació allí y las principales empresas del sector son americanas así que de momento son los que mandan.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Ciertamente es renunciar a mucho en aras de una supuesta seguridad preventiva sobre terrorismo y, que en ocasiones se les cuela de la manera más simple e ingenua. Más bien esta alta tecnología yo creo que la emplean para espionaje político y comercial ¡el saber es poder!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso como tu. La prevención del terrorismo es solo una excusa.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Antonio:

    Hace poco leí que hasta un simple correo electrónico (por ej., para preguntarle a un amig@ como está) lo pueden ver y leer. LLegué a escuchar que eso era porque, por ejemplo, al hacernos una cuenta de e-mail no leemos las condiciones generales. Y digo yo, si las leyera entera ¿cambiaría algo? Porque o acepto o me quedo sin correo electrónico. Quizás sea muy simple lo que digo, pero creo que se entiende la idea.

    Por decirte que si estoy viendo la puesta de sol durante varios días (antes lo hacía más, ya no tanto) y alguien me pregunta demasiadas veces y con demasiada insistencia que hago ahí me llega a molestar y puedo llegar a decir ¿que pasa, es malo ver la puesta de sol, esta prohibido?. Así que si, aunque no escribo nada que tenga que ocultar, si me molesta porque invaden mi intimidad.

    Por algo cuando entras en un edificio vigilado con cámaras de seguridad en la entrada hay un cartel que te avisa que te están grabando. En el edificio estás avisado, aquí casi que nos acabamos de enterar.

    Para los poderosos, todo les vale.

    Un abrazo Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángel, según la Constitución de los Estados Unidos son inviolables los domicilios, papeles y efectos personales, esto esta recogido en la Cuarta Enmienda.
      La Constitución estadounidense está compuesta por una serie de artículos que cuando se quedan antiguos o surgen nuevas necesidades se corrigen y se publican las famosas Enmiendas. Pues bien, lee este enlace que es la Cuarta Enmienda.
      Debido a esto Obama insiste mucho en que no se vigila a los americanos sino a los extranjeros. Vigilar a un americano sería un delito.
      Es muy discutible ese doble rasero para los extranjeros o los nativos, pero ellos lo tienen establecido así.
      El problema surge en que todo el mundo sabe que se vigila también a los ciudadanos americanos.
      Nosotros, los forasteros, si usamos servicios como Gmail, Google, Yahoo, etc. tenemos los derechos recortados, pero ellos son los dueños del "cotarro" y es lo que hay.
      Un fuerte abrazo, Ángel.

      Eliminar
  6. tampoco yo tengo nada que esconder, pero no gusta que anden fisgoneando en lo tuyo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la opinión generalizada. A nadie nos gusta que violen nuestra intimidad. Cosa que actualmente lo están haciendo.
      Un abrazo.

      Eliminar

Gracias por tu comentario.