Arroyo Tagarete

Torre del Oro

Puentes Delicias y Centenario

Monumento a la Tolerancia

Triana

Plaza de España

14

Un cristal sospechoso.

Publicado el jueves, 13 de junio de 2013 -


La anécdota que relato hoy es muy conocida y comentada en Sevilla. No conozco el nombre de su protagonista, pero el historiador Carlos Fisas asegura que respondía a las iniciales F.U. sin aclarar nada más sobre su persona.

"Un ganadero, socio del Círculo de Labradores de Sevilla, se encontraba sentado delante de los ventales que dan a la calle Sierpes, viendo pasar a la gente. Este Señor era muy corpulento y además tan obeso que ocupaba un par de sitios del sofá donde estaba sentado.

Una muchacha, que pasó vendiendo claveles, se paró boquiabierta delante del ventanal mosqueando al ganadero que, de no ser por el trabajo que le costaba, se hubiera levantado para correr los visillos.
De pronto, la muchacha se acercó a la ventana y dando unos golpecitos en el cristal le preguntó:

- Oiga usted. Este cristal ¿es de aumento?"


Ventanales del Circulo de Labradores en la calle Sierpes (Sevilla).

Fuente: "Historias de la Historia" de Carlos Fisas ISBN 84-320-4315-X

14 comentarios :

  1. Esa chispa y ese gracejo son los que me gustan. pueden entretenerme una mañana mientras lo recuerdo y lo cuento a todo el que se deja. Buena entrada y buena foto. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez que paso por delante de esos ventanales, me acuerdo de esta anécdota y se la comento a quien me acompaña. Mis familiares ya no dejan que se lo repita. Antes de llegar a ellos me dicen: "Esos cristales ¿son de aumento?".
      Actualmente estoy leyendo "Historias de la Historia" de Carlos Fisas y curiosamente relata esta anécdota.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. Mi querido Antonio, venía a tu blog para felicitarte en tu día y me encuentro con esta pequeña anécdota, que me ha arrancado unas cuantas carcajadas.
    Una entrada buenísima, vamos, en tu linea.
    Besotes, mi niño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nuria:
      Muchísimas gracias por la felicitación y sobre todo por tu visita.
      Celebro que te hayas reído.
      Besos.

      Eliminar
  3. Me lo creo perfectamente. A pesar de no vivir en Sevilla, conozco muy bien a su gente. Y la Sierpes me es muy familiar y querida porque allí, en el número 40 vivían mis abuelos. Tenían un estanco que ahora se ha reconvertido en "Cerámicas Aracena" (ya no es de nadie de la familia), frente a Cerrajería. Y vendedores de lotería, de flores, limpiabotas, camareros y otros personajes he llegado a conocer de niño, todos con ese gracejo y desenvoltura de la gente sencilla, que no es mala educación sino simpatía con unas gotas de descaro, pero sin malicia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene que ser un estanco que había cerca de Ochoa. Cuando pase por allí me fijaré.
      Ese descaro que aludes es proverbial. Siempre se hace buscando arrancar una sonrisa y nunca de faltar al respeto. Solemos reírnos de nosotros mismos, así que ese gracejo no suele molestar entre sevillanos. Con el forastero hay que tener más prudencia pero también acaban gustando de esa idiosincrasia.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Ochoa estaba en frente. Mi madre, de niña, jugaba con los pequeños de esa familia. De Ochoa eran memorables las agujas de ternera que hacían. Estaban de rechupete.
      Un saludo.

      Eliminar
    3. Se perfectamente de que estanco me hablas.
      Aquel estanco era una institución en Sevilla. Tenía uno de los mejores sitios de España para tener un comercio, el centro de la calle Sierpes, y formaba parte de una Sevilla que se nos escapa entre los dedos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Ja,ja,ja... La anécdota es muy buena. Felicidades, aunque sea con un día de retraso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la felicitación.
      Es la sencillez y la espontaneidad lo que la hacen simpática.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Eso es lo que nos creemos aquellos que estamos entrados en carnes cuando nos miramos al espejo, que es de aumento.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los años nos hacen ser más sedentarios y empiezan a aparecer los michelines. Entonces todos los cristales nos parecen de aumento.
      Salud(os).

      Eliminar
  6. ¡Hola a todos\as!

    Muy buena anéctoda,:D,''Un cristal sospechoso''.
    Je,je,je,muy divertido,ojala tuvieran más,igual de buenas o
    mejores.Igualmente,más vale algo malo que nada.

    ¡Saludos y cuidaos!X X X X


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Anónimo, gracias por tu visita y comentario.

      Saludos.

      Eliminar

Gracias por tu comentario.