Arroyo Tagarete

Torre del Oro

Puentes Delicias y Centenario

Monumento a la Tolerancia

Triana

Plaza de España

12

Asín y cacho.

Publicado el lunes, 15 de julio de 2013 -

Asín y cacho son dos palabras que recoge el diccionario y que suelo usar cuando quiero darle fuerza a una frase. «Esto se hace asín» , «cógelo asín» , «vaya cacho tonto» o «este hombre es un cacho de pan».

Asín, está incluida en el diccionario desde el año 1770, al mismo tiempo que así.
Cacho está definido como pedazo o trozo de algo. Incluso existe el verbo cachar, hacer cachos o pedazos algo.

El año que viene saldrá la vigésima tercera edición del Diccionario de la Real Academia Española, lo que ha hecho que estas y otras palabras similares salgan a la palestra y el público en general piense que son nuevas incorporaciones de vulgarismos existentes, pero no es así. Muchas de ellas llevan con nosotros desde la primera edición del diccionario y como muestra me gustaría resaltar las siguientes:

Murciégalo, incluida desde el año 1734 y usada por el mismísimo Quevedo: «Vos os volvéis murciégalo sin duda, pues vais del Sol y de la luz huyendo». (A Dafne, huyendo de Apolo).
Toballa, variante de toalla, incluida desde el año 1739.
Almóndiga, junto con albóndiga, está incluida desde la edición del año 1726.
Crocodilo es la forma culta de cocodrilo, su raíz etimológica deriva del latín crocodilus, pero ha sido el vulgarismo cocodrilo el que ha salido vencedor en su uso, aunque ambas formas son correctas.
Miraglo (milagro) no solo es correcto, sino que su semejanza con la raíz latina miraculus es mayor que milagro.

Estas palabras están incluidas en el diccionario porque siguen usándose. No es de extrañar que usted haya oído alguna de ellas más de una vez. Asín y cacho sabía que eran correctas porque las uso, pero almóndiga y murciégalo, a pesar de haberlas oído en alguna ocasión, pensaba que no estaban incluidas en el diccionario.

Actualmente se ha convertido en un deporte ser detractor de la Real Academia Española. Suelen ser los anglicismos los que más rechazo producen. Ya están admitidas elepé, güisqui, jipi... y ahora le toca el turno a cederróm, bloguero, chat y otras por el estilo. Ya publiqué el pasado mes de Diciembre una entrada hablando de ello. (ver este enlace).

Lo curioso de todo esto es que el público en general se considera más conservador que la Academia, a la que tachan de novelera, acusándola de aceptar muy rápidamente los nuevos términos. Sin embargo algunas de las nuevas incorporaciones, de la edición nº 23, llevan usándose desde hace más de 20 años.

Bajo mi punto de vista, la Academia, hace un trabajo magnífico y en 88.431 palabras, que tiene registradas la edición vigésima segunda, es fácil encontrar algunas con las que no estemos de acuerdo.

12 comentarios :

  1. ¡Qué interesante tu entrada de hoy! Desconocía que los citados términos tuvieran esta pervivencia en nuestra lengua, al igual que los cambios que en ellos se han producido.

    Sorpresas que uno se lleva. Muchas gracias por hacérnoslo ver.

    Que tengas un buen día, Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Existen muchos términos que a primera vista pueden parecer incorrectos y sin embargo están recogidos por el diccionario.
      Somos tantos y tan distantes los que usamos el castellano que algunas palabras se resisten a desaparecer.
      El español hablado en América es una reserva de estas palabras y una fuente inagotable de otras nuevas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Antonio:

    Recuerdo que mi abuela solía decir arbóndiga en vez de albóndiga y cocretas en vez de croquetas..

    Ya que estamos, podrían incluir también "bastinazo", "pisha" o "mi arma". Y "un pone" como el que acabo de hacer.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Ángel, "cocreta" no está en el diccionario y sin embargo he oído a muchas personas usarla. Hay quienes si creen que lo está, mira esta página.
      Con respecto a "bastinazo" tengo que decirte que el día que la incluyan habrá que poner una alfombra roja y contratar a una banda para rendirle honores y que haga entrada por la "Puerta grande". Yo creo que no está incluida porque los académicos están perplejos y no saben como definirla.
      Definir bastinazo como sinónimo de exageración sería muy poco.
      Cádiz es mucho Cádiz.
      Un abrazo, Ángel.

      Eliminar
  3. Antonio Ramónlunes, 15 julio, 2013

    En El Puerto de Santa María, a los quirópteros o murciélagos también les llamamos; Panarrias, es un termino portuense.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Antonio "panarra" si está en el diccionario pica aquí.
      En Sevilla y Córdoba también se usa mucho entre las personas de cierta edad.
      "Panarria" como tu pones (con esa i intercalada) es una deformación de panarra que nunca había oído antes.
      Me alegra mucho ver este comentario tuyo.
      Un fuerte abrazo, Antonio.

      Eliminar
  4. Muy interesante, tienes razón nos metemos mucho con la Academia sin saber. Yo lo hago, ya no lo haré. Me lo he leido dos veces para aprender las palabras. Un abrazo grande y academico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace algún tiempo leí un artículo en la presa diciendo que la valoración que hacíamos los hispanoparlantes de la Academia era muy buena. También añadía que muchas personas que la criticaban tenían un alto concepto de la Real Academia y que las críticas eran solo cuestiones puntuales.
      Lo he estado buscando para poner el enlace aquí pero no atino a encontrarlo.
      A mi me revientan los anglicismos pero los estamos usando.
      Cederróm (CD-ROM) es una palabra que lleva usándose 28 años (se pusieron a la venta en 1985), así que no es de extrañar que en la edición 23 se incluya. Pienso que a muchos académicos tiene incluso que dolerle incluir ciertas palabras.
      Un abrazo, Ester.

      Eliminar
  5. Si, conocía la palabra panarra, pero lo que pasa que el Puerto tiene su propia palabrería, hay un libro editado solo de eso, se llama "El habla de El Puerto" y tiene muchas palabras por el estilo, ejemplo: jumo= iros; liara= vaso vino; lacio= sin gracia, etc. está muy curioso. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la provincia de Cádiz es muy peculiar en ese aspecto y tenéis una forma de hablar que da para un libro y mucho más.
      Por cierto, Antonio, conseguí el libro que me recomendaste. Lo empezaré a leer en uno días y ya te comentaré algo por correo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Una contribución mexicana: por acá, nadie entiende "cachar" como "hacer cachos", sino como atrapar algo al vuelo. A pesar de que "cacho" como pedazo de algo sí es muy común.
    Ya consulté el DRAE, que sí incluye atrapar al vuelo o descubrir a alguien como tercera acepción de "cachar", aclarando que deriva del inglés "to catch".
    En cuanto a las almóndigas, así aprendí de niña a llamarlas.
    Un saludo desde México.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola elemarine, bienvenida. Como le decía a Anónimo Castellano, el español hablado en América es una reserva de estas palabras y una fuente inagotable de otras nuevas.
      En España se están perdiendo muchas palabras que afortunadamente América conserva y esto hace que el diccionario siga recogiéndolas.
      Almondiga, murciégalo, asín, etc. son consideradas por aquí incorrecciones, cuando están vigentes y su uso viene siendo habitual desde principios de 1700.
      Tomo nota de cachar como atrapar al vuelo. Quizás provenga de alguna suerte del béisbol.
      Un abrazo.

      Eliminar

Gracias por tu comentario.