Arroyo Tagarete

Torre del Oro

Puentes Delicias y Centenario

Monumento a la Tolerancia

Triana

Plaza de España

16

Perros famosos (III).

Publicado el martes, 1 de octubre de 2013 -

Continuando con la saga de perros famosos, hoy traigo una serie de perros que fueron, o son famosos, por pertenecer a políticos y militares conocidos internacionalmente. Para empezar, aquí está Bo.



Todos los presidentes estadounidenses suelen tener un perro, me imagino que por cuestión de marketing,  con el que se fotografían periódicamente.
El perro del actual inquilino de La Casa Blanca se llama Bo y es un «perro de agua portugués» que adquirió como regalo para sus hijas tras la primera victoria electoral.



Obama jugando con Bo.

Es muy probable que los asesores le aconsejaran la compra de este animal para darle un aire más familiar a su imagen, ya que antes de las elecciones no se conoce que la familia Obama haya tenido un perro como mascota.
Aunque a veces puede convertirse en un arma de doble filo porque Barney, el perro de George W. Bush, llegó a morderle a un periodista.



Fala en el Franklin Delano Roosevelt Memorial.

Sin embargo, hay excepciones y han existido presidentes que querían mucho a sus mascotas. Uno de estos casos fue el presidente Roosevelt. Su mascota se llamaba Fala, un terrier escocés, que forma parte del Monumento a Roosevelt en Washington DC.
Se cuentan muchas anécdotas de Fala, que sobrevivió 7 años a la muerte de Roosevelt. Dicen que cada vez que escuchaba sirenas de la policía ladraba y se impacientaba esperando que de un momento a otro apareciera su dueño, pensando que las sirenas pertenecían a la escolta que le acompañaba cuando vivía.
Eleanor Roosevelt dijo de Fala: «Después de la muerte de mi esposo Fala me aceptó, pero siempre fui alguien provisional mientras esperaba el regreso de su amo».


Blondi con Hitler.

Blondi (1941-1945) fue el último perro que tuvo Hitler, era una hembra que le regaló en 1941 Martin Bormann.
Por extraño que pueda parecernos, Hitler era muy afectuoso con Blondi. Siempre que podía se hacía acompañar por ella, incluso la dejaba dormir en su habitación.
Según contaba Traudl Junge, (secretaria de Hitler), Eva Braun le tenía cierta antipatía, incluso le daba patadas por debajo de la mesa, sin ser vista, cuando estaban juntos. Eva Braun tenía dos perros Terrier Escocés llamados Negus y Stasi y veía a Blondi como una competencia.
Antes de suicidarse el 30 de abril de 1945, Hitler, mandó envenenarla con una cápsula de cianuro para evitar que cayera en manos de los aliados. Pensaba que se ensañarían con ella.


Willie y Patton

El General Patton tuvo varios perros bull-terrier. Era un gran amante de esta raza de la que admiraba su aspecto y su supuesta fiereza.
En la foto que ilustra esta entrada se le ve con Willie que es el diminutivo de "William the Conqueror" (Guillermo el conquistador), nombre con el que lo bautizó. Lo compró en  1944 y lo siguió por todas partes, incluso cuando se encontraba en el frente, durante la Segunda Guerra Mundial.
Patton escribió sobre él: "Su color es blanco puro a excepción de una pequeña mancha que tiene en su cola y que a simple vista da la sensación de no haber utilizado papel higiénico al ir al baño».
Tenía un carácter muy dócil y parece que al general le irritaba esta característica, ya que pretendía que aparentara la fiereza propia de un combatiente.  Willie aparece en la película de Patton.

Son muchos los políticos y militares que han estado muy unidos a sus mascotas pero no quiero extenderme demasiado. En otra ocasión retomaré el tema.

Fuentes: Enlaces incrustados en la propia entrada.

16 comentarios :

  1. No tengo perro y a pesar de que me gustan mucho, especialmente los grandes, me niego a tener uno metido en una casa de 100 m2.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre he pensado igual que tu. Un perro no es para tenerlo en un piso. Pero la insistencia de mis hijos hizo que Roy, mi perro, aterrizara por aquí. Ahora ellos andan cada uno por un sitio y el perro ha pasado a ser una pensión nuestra, de mi mujer y mía. Aunque ya nos temíamos que la cosa acabaría así.
      Sin embargo no nos quejamos, Roy ha pasado ser uno más de la familia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Barney era un arma de destrucción masiva como el cenutrio de su dueño. De tal palo...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacía mucho tiempo que no escuchaba la palabra "cenutrio".
      Cuando era pequeño tenía un profesor que usaba mucho esa palabra. Ahora al leer tu comentario me lo has recordado.
      Con respecto a Barney estoy totalmente de acuerdo contigo. Tan cenutrio como su dueño.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Ya me puedo acostar tranquila, hoy y varios días mas, he aprendido mas de una cosa. Es muy curioso lo que cuentas, recuerdo a los otros perros que nos contaste en entradas anteriores y parece que todavía nos vas a explicar detalles de otros. Un trabajo de investigación arduo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ester, pues sí, todavía haré algunas entradas más sobre perros. El tema da para mucho y me gusta.
      Roy ha hecho que me haya sensibilizado con el tema.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Me ha impactado ver a Fala y a Willie en las esculturas respectivas de Roosevelt y Patton. Nunca me había imaginado que formasen parte de su representación más honorífica. En todo caso, es un buen gesto.

    Sobre la perra de Hitler, ella no tenía la culpa de que su dueño fuera más animal que ella misma.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Existen muchas esculturas con perros solos, pero cuando forman parte de los monumentos de sus dueños nos da a entender que entre ambos se creó una relación especial.
      A mi, como a ustedes, me llama mucho la atención.
      Dice Cervantes en Rinconete y Cortadillo: "Quien bien quiere a Beltrán, bien quiere a su can". Posiblemente, Hitler, pensara lo contrario: "Quien mal quiere a Beltrán, mal quiere a su can" y creyera que descargarían en la perrita el odio que le tenían al amo.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Muy interesante tu entrada Antonio, me encanta acercarme hasta aquí para aprender un poco más sobre temas que de otra manera no sería capaz de investigar; nos lo cuentas de una manera tan sencilla y original que da gusto leerte. Es verdad, los perros siempre han formado parte de la vida de muchos políticos, y la verdad, la mayoría es por cuestiones de estrategias estudiadas para afianzar sus carreras políticas. Una familia sin perro (o sin mascota) no parece completa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lumi, me agrada mucho que te guste.
      Dice César Millán "El encantador de perros" que una familia sin perro es una familia incompleta. Así que coincide con tu opinión.
      Actualmente sería para mi impensable mi familia sin "mi" Roy. Aunque ya tiene nueve años y se está haciendo mayor, pero espero disfrutar de su compañía algunos años más.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Antonio, una entrada estupenda, simpática y con lo que me gustan estos animales, se agradece estas pinceladas que no conozco. Tu forma de contarlo todo, tan amena, siempre hace que tus entradas me sepan a poco.
    No tengo perro hace años, porque no me apetece ahora mismo cargarme con más responsabilidades, aunque pienso que en el futuro volveré a caer en la tentación.
    Y pienso que hay perros que viven en pisos y se pasean más que otros que viven en chalets y sus dueños nunca los sacan, terminando desquiciados ellos y todos los vecinos de alrededor. Y te cuento esto, porque es lo que sufro a diario....y los fines de semana que no tengo que madrugar.
    Y de todos los perros más famosos que nos presentas, Bo me parece muy tierno y simpático.
    Besotes, mi querido Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria, has puesto el dedo en la llaga con los perros de los chalets.
      Es cierto que un perro en un chalet se cría mejor que en un piso, pero ellos exploran su entorno con rapidez y están deseando de conocer espacios nuevos. Algunos perros de chalets, que no salen fuera de ellos para nada, acaban psicológicamente muy mal.
      Bo es un perro de agua precioso, además dicen que muy inteligente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Me gustan estas curiosidades, especialmente estas, porque soy dueño de perros desde hace casi 30 años. Salud(os).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces, nadie mejor que tú para conocer lo noble y cariñosos que son estos animales con la familia.
      Por otra parte, tendremos que incluir a tu perro en esta sección por pertenecer a un ilustre profesor y escritor español. Tus cuentos son una delicia.
      Salud(os) y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Todo un detalle colocar a Fala al lado de su dueño, signo de fidelidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy curioso la cantidad de monumentos que existen, de perros, acompañando a sus dueños. Patton también suele representarse en compañía de Willie.
      Como dices, todo un detalle.
      Un saludo.

      Eliminar

Gracias por tu comentario.