Arroyo Tagarete

Torre del Oro

Puentes Delicias y Centenario

Monumento a la Tolerancia

Triana

Plaza de España

10

Un narcisista empedernido.

Publicado el jueves, 6 de febrero de 2014 -
"Deus creavit, Linnaeus dispusuit" (Dios creó, Linneo ordenó). La taxonomía (ciencia que se preocupa de la clasificación) le debe mucho a Linneo, por no decir que se lo debe todo.

Portada de Species Plantarum (1753). Escrita en latín.

Linneo sentó las bases de la taxonomía y es el responsable de que animales y plantas se conozcan, actualmente, con esos dos nombres que hacen referencia al género y la especie (p.ej. Homo sapiens). Tan bueno es este sistema que a Linneo se le conoce como el segundo Adán, haciendo referencia a que Adán puso nombre a los animales del paraíso y Linneo los renombró para la ciencia. Él pensaba que tuvo que renombrarlos porque Adán no lo había hecho bien.



No creo que haya nacido nadie con un narcisismo más exacerbado que Linneo.
Empezó cambiándose el nombre, Carl Linné era muy vulgar y lo latinizó como «Carolus Linnæus». Antes se había llamado «Carl Von Linné» pero no debió de parecerle lo bastante importante. Decía que su sistema de clasificación era «el mayor logro del mundo de la ciencia» y que «nunca había nacido un zoólogo ni un botánico mayor» que él. También propuso modestamente que, cuando muriera, en su lápida figurara la inscripción «Princeps Botanicorum» (Príncipe de los botánicos).
Hay muchas personas que escriben su autobiografía, (esto ya es suficiente para tenerlos por presuntuosos), pero Linneo escribió tres autobiografías. Conforme pasaba el tiempo le parecía que la anterior no reflejaba bien su grandeza. Basta con leer lo que decía, de si mismo, en una de ellas:
"No hay nadie que haya trabajado con más fervor ni tenga más alumnos en nuestra universidad. No hay nadie con conocimientos de ciencias naturales que haya hecho más observaciones y descubrimientos. Nadie tiene un conocimiento más sólido de los tres reinos de la naturaleza. Nadie ha elaborado con más cuidado la historia natural de su tierra natal, su flora, su fauna y su economía. Nadie ha escrito más trabajos de forma exacta y sistemática y basándose en su propia experiencia. Nadie ha reformado de esta manera una ciencia en su totalidad ni ha creado una nueva época. Nadie ha ordenado los diferentes grupos de la naturaleza en un orden tan perfecto. Nadie ha mantenido tanta correspondencia con el mundo entero. Nadie ha enviado a sus discípulos a tantos rincones del mundo. Nadie ha dado nombre a más plantas, insectos, a toda la naturaleza. Nadie ha visto tanto trabajo del Creador. Nadie ha sido tan famoso en todo el mundo".
Pero lo verdaderamente fastidioso, de su narcisismo, no es el asco que da ver como se llamaba a sí mismo todas estas cosas, lo verdaderamente fastidioso es que tenía razón. Es probable que no haya nacido nunca una mente más lúcida.

Fuentes:
Carlos Linneo.
Linneo y el proyecto linneano.
“L.” de Linneo.
Taxonomía.
Fundamentos de la Clasificación.
«Una breve historia de casi todo» -Bill Bryson- RBA 2004 ISBN 9788478711758

10 comentarios :

  1. Era un egocéntrico del copón; pero un gran hombre muy valioso para la ciencia. El narcisismo está muy extendido entre gente de valía.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino que eso de que todo lo hagas bien y que tengas constantemente una pléyade de seguidores alabándote, tiene que hacer mella en el carácter y convertirte en un egocéntrico narcisista.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Otros tambien escribieron sobre él y muchos escribieron bien, por algio será, a mi me molestaba tener que aprenderme los nombres según los puso el, parecían insultos, eso fue en el cole, ahora la mayoria ya los he olvidado. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ester, ya digo en la entrada que es probable que no haya nacido nunca una mente más lúcida.
      Lo que me choca enormemente es que teniendo una gran inteligencia y cultura fuera tan narcisista.
      Se conoce que no tenía abuela.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Desde luego hizo una importante contribución, pero...¡Vaya! Menudo ególatra.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que si alguien criticaba su egocentrismo le ponía su nombre al primer yerbajo o lombriz que catalogara.
      Salud(os).

      Eliminar
  4. Si hablamos de narcisistas y egocéntricos, Linneo se queda a la altura de unas babuchas si lo comparamos con, artistas, políticos, cualquier banquero y no digo de aquellos que consiguen estafar al estado que son muchos.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... Linneo tenía motivos para el narcisismo, era un hombre excepcional.
      Esos a los que te refieres son simples "mindundis" venidos a más a los que no hay que hacerles ni caso.
      Un abrazo, Emilio.

      Eliminar
  5. Pienso lo mismo que Emilio, nada comparado con políticos, cantantes, artistas, escritores... Buen artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo grave de los de esa calaña es que no tienen ningún mérito.
      Un abrazo.

      Eliminar

Gracias por tu comentario.