Arroyo Tagarete

Torre del Oro

Puentes Delicias y Centenario

Monumento a la Tolerancia

Triana

Plaza de España

12

Matar con elegancia.

Publicado el sábado, 26 de julio de 2014 -



Soy una persona pacífica por naturaleza y pienso que matar, sea como sea, es un crimen. Sin embargo los organismos internacionales no piensan lo mismo y matar una persona es, o no, lícito dependiendo de como se haga.

Por ejemplo, fíjese usted lo acordado internacionalmente sobre los proyectiles de poco calibre (las balas usadas en las guerras):

«Se prohíbe el uso de proyectiles de poco calibre que, por su forma o su velocidad, se rompan o deformen al entrar en el cuerpo humano o poco después, o tengan un considerable movimiento de volteo dentro del cuerpo humano, o produzcan ondas de choque que lesionen extensamente los tejidos fuera de su trayectoria, o produzcan proyectiles secundarios dentro del cuerpo humano».

Posiblemente esté redactado con la mejor de las intenciones, pero implícitamente lleva aparejado que si te matan de un tiro y la bala no se rompe, no estalla, no se voltea o no se deforma dentro del cuerpo, entonces… si está permitido matar.

El agujero de entrada debe ser redondito, «bonito» y la bala debe atravesar la cabeza o el corazón limpiamente, sin chapuzas, que si tienes que verlo en el telediario, mientras comes, no te quite el apetito. Matar si, pero con elegancia.

No sé que pensará usted, pero yo creo que nos hemos vuelto locos.

Fuentes: Protocolo sobre Sistemas de Armas de Poco Calibre.

12 comentarios :

  1. No somos nadie para matar a otro, ni a lo bruto ni con elegancia, el escrito me parece si no fuera cierto de risa, alguien lo ha escrito y alguien lo ha publicado. Muy triste.
    Antonio voy y vengo y no le hago mucho caso al blog, desde el móvil contesto comentarios pero me resulta complicado visitaros. ¡Ya llegará septiembre! Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es increíble que se pongan reglas para regular la forma de matar en vez de luchar por el desarme y de propiciar la convivencia y la paz.
      En cuanto a lo difícil que resulta visitar los blog amigos y contestar comentarios estando de viaje, te comprendo mejor que nadie.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. Leyendo la como tu bien dices posiblemente bienintencionada chapuza, me pregunto si también habrán acordado algo de como tienen que ser los agujeros de las bombas y los misiles. ¿Deberán ser también redonditos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que también existen normas para regular cuales son las formas "humanas e inhumanas" de usar misiles y armas de destrucción masivas.
      Como digo en la entrada, nos hemos vuelto locos.
      Un fuerte abrazo Manolo.

      Eliminar
  3. Mira la forma tan elegante con la que se está matando en Palestina, los tienen encerrados y tiran al blanco.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además con el apoyo de Estados Unidos y con la ONU mirando hacia otro lado.
      Un abrazo, Emilio Manuel.

      Eliminar
  4. Solo admito el matar si es en defensa propia ante un ataque mortal injustificado a mi propia persona o a un tercero inocente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evidentemente, Jaramos. Es un placer verte por estas páginas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Veo que los estandares de normalización llegan cada vez más lejos. ¿A que cumplen la ISO 9001?.Y ¿quién es el auditor que se encarga de velar por el obligado y estricto cumplimiento de la normativa? ¿Y que hacemos con las obsoletas balas? ¿gastarlas en guerras de segunda?
    Es un placer pasarse por El Tagarete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La venta de armas es un negocio donde la hipocresía es la bandera.
      Me gustaría recordar que España es actualmente el séptimo país del mundo en el negocio.
      Un abrazo, Naranjito.

      Eliminar
  6. Parece sacado de una parodia del maestro Gila. Matame pero con arte y elegancia.

    ResponderEliminar
  7. Parece sacado de una parodia del maestro Gila. Matame pero con arte y elegancia.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.