Arroyo Tagarete

Torre del Oro

Puentes Delicias y Centenario

Monumento a la Tolerancia

Triana

Plaza de España

20

De vuelta

Publicado el viernes, 8 de mayo de 2015 -

Llevo unos días en casa y hasta hoy no me he decidido a escribir algo en el blog. Yo me justifico diciendo que tengo que aclimatarme, pero en realidad es pereza. Procrastinación, lo llaman actualmente, para encubrir una «flojera» galopante.

https://picasaweb.google.com/111496912584940780966/Tagarete2015#6146371713920557266

Desde el día 12 de Enero he estado trabajando en una plataforma. Aunque hice una visita a casa a mediados de Marzo, con motivo de un curso que realicé en Rota y que me sirvió para pasar seis días con la familia.
Yo creo que ya me he aclimatado a la vida hogareña, porque me riñen una barbaridad. Los primeros días están todos muy contentos, pero conforme va pasando el tiempo las cosas vuelven a la normalidad, es decir, a reñirme por todo.
Y entonces es cuando me siento más a gusto, porque si tengo tantos defectos, tienen que quererme mucho para aguantarme tanto. El único que no me riñe es Roy.
Tengo un compañero de trabajo que suele decirme que el perro te quiere bastante más que tu mujer, y para demostrarlo dice que si metes a tu mujer y al perro en el maletero del coche y los tienes encerrados durante media hora, al abrir el maletero el único que se alegra de verte es el perro.
Bromas aparte, estoy como un cochino en un charco, disfrutando de la familia y ensayando para cuando me jubile.
Bueno... pues eso... que espero retomar, de nuevo, la actividad en el blog y estar con ustedes una temporadita.

20 comentarios :

  1. Disfruta de la familia y déjalos a ellos que hagan lo mismo, me gusta cuando publicas pero entiendo que hay cosas que van antes y que la pereza es una buena excusa para retrasar tus aportes. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso trato de hacer. Disfrutar de ellos lo máximo posible para que cuando toque la próxima salida le coja a uno con las pilas cargadas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Para muchos, entre los que me cuento, supondrá una alegría que retomes tu actividad bloguera. Y sobre lo de la familia, lo tuyo es una readaptación en toda regla. Me recuerda una etapa pasada, cuando saqué las oposiciones y anduve por Sevilla (Brenes) un par de años hasta que pude venirme para Madrid con la familia. Parecíamos todos solteronas gruñonas que tenían que volver a compartir el mismo espacio. Y es que con los años adquirimos manías. Luego todo vuelve a su ser anterior. Cuestión, ya digo, de readaptación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que conoces bien la situación. Sin embargo es solo una anécdota. Pasados unos días todo vuelve a su ser.
      Un fuerte abrazo, Cayetano.

      Eliminar
  3. Hola Antonio:

    Alegría da volver a ver que escribes.

    La primera vez que escucho la palabra "Procrastinación". Por el contexto de la frase me imaginaba el significado, pero es tan larga la palabra que la buscado en la rae para ver si existía. Y existe.

    Si sigues sin saber de que tema escribir en el blog, en tu correo personal, el que tengo, te envié adjunto una carta. Creo recordar te la envié por marzo (no recuerdo bien) y, como decía en el correo, la carta no tiene fecha de caducidad. Si tienes a bien publicarla, te lo agradezco. Si ves algo mejorable de la carta antes de publicarla, tienes vía libre.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángel, hace algún tiempo escribí en este blog sobre la procrastinación, mira este enlace. Aunque el diccionario de la lengua se refiere a procrastinar como aplazar o diferir, la palabreja encierra mucho más.
      En cuando a las publicaciones en el blog, me gustaría recordarte que tú también formas parte de él y que puedes publicar en los comentarios todo lo que tu quieras.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Mi querido Antonio:
    No sabes la de veces que he pasado por aquí, por si me había perdido alguna actualización. Pero no, es que no había ningún tipo de actividad y punto.

    Como sabía que estabas bastante atareado, simplemente lo achaqué a una ausencia por el trabajo y no me equivoqué, de lo cual me alegro.
    Me he reído mucho con vuelta, por lo que cuentas, bueno más bien, por cómo lo cuentas.

    Ah, y gracias por enseñarme una nueva palabra, además de buscar el significado (aunque por el contexto se intuye) la he repetido unas cuantas veces para no olvidarla.

    Siempre da gusto pasar por aquí, mi niño.
    Besotes y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Nuria, he estado bastante atareado y el blog ha sufrido las consecuencias, pero de nuevo ando por aquí. A ver si consigo una mayor regularidad porque voy a tenerle que cambiar el título de arroyo Tagarete por el de río Guadiana.
      Besotes.

      Eliminar
  5. Antonio, me alegro de que hayas vuelto y que lo estés pasando bien con tu familia. Se te echaba de menos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Bienvenido pues a casa, y tambíén a estos lares blogueros por los que se le echaba de menos. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien hallado. Se agradece mucho su bienvenida y espero que las "espantadas", que suelo dar, sean más cortas a partir de ahora.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Campeón, buenos días. Te he escrito un par de veces, dos ámplios comentarios. Y he visto como han volado ¿?

    ResponderEliminar
  8. Antonio, acertaste de pleno. Efectivamente, el pueblo es Macharaviaya.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un pueblo pequeño, una iglesia grande, una antigua fábrica de naipes y una magnífica y amena descripción me refrescaron la memoria que, por cierto, ya no está para muchos trotes.
      Quien no sepa de que hablamos, puede visitar este enlace: Visita imprevista

      Eliminar
  9. Con esta entrada me has hecho reir, que ya es bastante. Me encanta ese humor tan excepcional que tienes, amigo Antonio. En muchas ocasiones lo echo de menos, tu humor, y tu presencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manolo, no sabes cuanto echo de menos nuestras charlas, las cervezas en tu compañía y el departir con el resto de los amigos comunes.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. Bienvenido, amigo Antonio, al lugar de donde en realidad nunca te has marchado. Yo últimamente también estoy procrastinando bastante, no sé si por flojera, por desgana o por desvío hacia otras actividades (tal vez por una mezcla de todo).
    Por cierto, imponente y alegre plataforma bajo un cielo azul y un mar ligeramente revuelto. A veces siento la tentación de estar en un lugar así, en medio del océano, lejos del mundanal ruido; aunque entonces seguro que echaría de menos aquello de lo que pretendía huir. En fin, los cambios parecen saludables...
    Un náutico abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te hartarías pronto. Una plataforma no es para periodos largos.
      Los barcos son diferentes, uno tiene una sensación de libertad mayor.
      Dicen que la esencia de la vida está en el movimiento. y una plataforma es un barco en reposo, parado, siempre en el mismo sitio.
      Con esta hemos navegado, ya que tiene 8 hélices y es capaz de desplazarse hasta el lugar de trabajo y de situarse con una precisión de centímetros. Pero una vez en el sitio solo es trabajo y dejar pasar el tiempo.
      Un fuerte abrazo José Manuel.

      Eliminar

Gracias por tu comentario.